Emma and Genaro

Los agricultores orgánicos

Emma Guadarrama y su marido, Genaro Acosta, habían oído que había mucha demanda de productos agrícolas orgánicos en la cercana ciudad de Ixtapan de la Sal, México, donde los fines de semana vendían en la temporada de cosecha. También sabían que la ciudad tenía algunos de los índices más altos de defectos de nacimiento del país porque, según Genaro, los viveros de flores de la zona, donde trabajaban tantas mujeres jóvenes, usaban fertilizantes y productos químicos peligrosos. “Nos dimos cuenta de que cultivando productos sin tantas sustancias químicas”, dice Genaro, “podíamos ayudar a las mujeres y los niños de nuestra comunidad”.

Con la ayuda de un préstamo de CrediConfia, un socio de Acción, construyeron los invernaderos. Siempre que las ganancias les dejan un pequeño excedente, lo reinvierten en el negocio y compran desde herramientas para el tractor hasta abejas para polinizar las plantas de tomate. “Hemos hecho muchos sacrificios para tener esta empresa”, comenta Emma. “No tengo grandes ambiciones, pero quiero satisfacer las necesidades de mi familia”. Y además de satisfacer las necesidadés familiares, Emma y Genaro están plantando las semillas de una comunidad más saludable.

Emma the organic farmer in Mexico